Categorías

BIBERON NUK FIRST CHOICE (CRISTAL) 240mL T-1M

Biberón First Choice de cristal tienen una cómoda tetina de látex. El biberón First Choice de cristal es de 240 ml. Se presenta en talla 1, para bebés de 0 a 6 meses; con orificio talla M.



Más detalles

Nuk Ver productos de farmacia de la marca Nuk

Precio

8,00 €

Biberón First Choice de cristal tienen una cómoda tetina de látex. El biberón First Choice de cristal es de 240 ml. Se presenta en talla 1, para bebés de 0 a 6 meses; con orificio talla M.

Biberón First Choice es un biberón práctico y moderno con una tetina de forma ergonómica para un manejo más cómodo y seguro.

La tetina de látex ortopédica NUK tiene un soporte extra amplio para labios y se adapta perfectamente a la cara del bebé. Además, la tetina consta del Sistema Anticólico NUK Air System que permite una alimentación más natural.

El biberón First Choice, tiene un cuello extra ancho para facilitar el llenado y el lavado; con una rosca, fácil de abrir y cerrar. Además, tiene una tapa a presión que emite un sonido cuando se coloca sobre la rosca para indicar que la tetina está higiénicamente protegida. Su tapón de seguridad evita derrames durante el transporte.

 


Ref: 152241
Marca: Nuk

NOTA: Los artículos de esta categoría pueden ser de varios colores y no tienen por qué coincidir con la foto. Si deseas un color en especial, por favor indícalo en campo de comentarios a la hora de confirmar el pedido

Composición BIBERON NUK FIRST CHOICE (CRISTAL) 240mL T-1M

Fabricado con materiales esterilizables, atóxicos e irrompibles. Se puede hervir hasta 120º. No tiene olor ni sabor y sus paredes son totalmente lisas y transparentes para evitar adherencias de residuos alimenticios.

Los biberones deberán estar provistos de una escala de volumen en mililitros. La precisión de las medidas señaladas en un biberón es importantísima: ya que, si no se mantiene la proporcion de agua y polvo de leche se puede provocar una carga demasiado elevada sobre el riñón del lactante, o se puede estar dando demasiada agua con respecto a la leche que realmente contiene un biberón. Esto ocurre porque el biberón no tenga la escala bien señalada o porque se añade el polvo mal enrasado.

RECORDAR "Usar la medida que se incluye en el paquete o bote de polvo, bien enrasada y no colmarla".

Riesgos de la alimentación con el biberón:

1. Aerofagia: Durante la toma, el biberón debe mantenerse bien inclinado para evitar que el bebé ingiera un exceso de aire que podría provocarle fuertes dolores cólicos.

2. Quemaduras: En ocasiones, sobre todo si se utiliza el microondas, el cuerpo del biberón no se calienta, pero el contenido puede estar próximo a la ebullición. Se debe comprobar la temperatura de la leche o papilla antes de administrárselo al neonato, para evitar provocarle quemaduras.

3. Problemas afectivos: Nunca se debe privar al bebé de los aspectos afectivos positivos que posee la lactancia materna. Por ello, es importante que mientras se da el biberón, se potencie con palabras, besos o caricias la relación afectiva de los padres con el recién nacido.

4. Desprendimiento de materiales: Ante las altas temperaturas a las que se ve sometido el biberón, podría producirse el desprendimiento de materiales, que podrían obstruir las vías respiratorias o la migración de productos tóxicos. La elección de productos de calidad, garantiza la seguridad en este sentido.

5. Ahogo por flujo excesivo de alimento. Utilizar siempre este producto bajo supervisión de un adulto. La succión continua y prolongada de fluidos puede causar caries.

Inspeccionar la tetina cuidadosamente antes de cada uso y tirar de ella en todas las direcciones. Desecharla al primer signo de deterioro o fragilida El término "limpieza" de la vajilla infantil no implica el mismo significado para todas las personas, por tanto, es conveniente realizar una serie de recomendaciones con el fin de alcanzar la misma rutina para todas las personas que atienden al lactante. El proceso de limpieza debe constituir un hábito, una rutina diaria que debe realizarse siempre de la misma manera, de forma que independientemente de la persona que se encargue de la limpieza, el resultado sea óptimo y garantice la asepsia del material. La limpieza de la vajilla infantil es fundamental, porque el organismo del lactante tiene una débil capacidad antigénica, de forma que una infección, como una gastroenteritis, puede tener consecuencias muy graves.

Todo el material que va a estar en contacto con el neonato, debe tener unas condiciones higiénicas óptimas.

- Antes de preparar el biberón, lavarse bien las manos, con jabón y secarlas con una toalla limpia.

- Hay que eliminar cualquier microorganismo hirviendo o utilizando los esterilizadores habituales. Mientras el bebé es alimentado por su madre, la vigilancia de la Higiene se reduce a los pocos artículos que pueda llegar a meterse en la boca, que son los dedos y el chupete, pero el paso a la lactancia artificial, sobre todo si es anterior a los 4 meses, implica, no sólo que se pierde el aporte de las defensas inmunitarias que contiene la leche de la madre, sino, y sobre todo, que se incorpora un factor de riesgo, porque un resto de leche caliente se convierte en un medio de cultivo bacteriano. La rutina debe comenzar cuando termina una toma: "Después de cada toma, hay que lavar el biberón con abundante agua caliente, jabón y una escobilla".

- Se pueden acumular una serie de elementos usados y lavados (el número depende del tipo de técnica elegida), para su esterilización, generalmente una vez al día, y se dejan secar.

- En el mercado hay diferentes tipos de esterilizadores, basados en diversos procedimientos físicos o químicos, para conseguir erradicar la carga microbiana. En caso de materiales termorresistentes hay pastillas o soluciones que actuan en frio.

Existe la opción de esterilizadores que utilizan el efecto germicida del vapor de agua en ebullición o el originado en aparatos eléctricos de diversa índole.

a) Esterilización en frío Proceso químico que usa la acción oxidante del ácido hipocloroso, bajo la forma de solución o comprimidos Permite esterilizar los artículos sólo con introducirlos (biberones, tetinas, roscas, chupetes, mordedores o juguetes), en una cubeta con agua y una solución química (bajo la forma de solución o comprimidos). El tiempo de esterilización varía, y oscila entre media y una hora. La solución debe renovarse cada 24 horas para evitar posibles infecciones. Los elementos esterilizados, deben aclararse.

b) Esterilización en calor El agua hirviendo destruye los microorganismos patógenos. La esterilización se produce a través del vapor de agua y con una duración de 10 a 20 minutos. Se llena previamente con agua el biberón hasta los dos tercios de su volumen, colocándolo boca abajo para que el vapor caliente pase con más facilidad.

- Se debe elegir un biberón con una tetina adecuada a la edad, tamaño, características fisiológicas y preferencias del bebé, ya que de ello dependerá el grado de aceptación del biberón, la calidad de la succión y el correcto desarrollo maxilar y del paladar.

- Hay que asegurar que el flujo de agua, leche o alimento es el adecuado. En ningún caso es recomendable aumentar el tamaño del orificio, ya que con ello, se suprime la sensación de cansancio (necesaria para la saciedad del lactante) y se favorece el desarrollo de malas digestiones, con vómitos y dolores abdominales.

- Hay que tener especial cuidado con el estado de conservación e Higiene, esterilizándolos periódicamente y renovándolos cuando sea necesario.

- El biberón debe ser preparado ajustando las proporciones de leche y agua a las dosis prescritas por el pediatra o según lo especificado por el fabricante. Los biberones demasiado concentrados pueden provocar síntomas de deshidratación y problemas en la digestión, mientras que los diluidos en exceso no alimentan adecuadamente.

- Cuando el niño no agote completamente el contenido del biberón, debe tirarse el sobrante. Tampoco debe recalentarse la leche ni dejarla a temperatura ambiente durante más de unos minutos. - Después de cada toma, hay que lavar el biberón inmediatamente ya que la leche es un excelente medio de cultivo para las bacterias.

No hay comentarios de clientes por ahora.

0,00 €

Sin productos

Envío 0,00 €
Total (IVA incluido) 0,00 €